Crestas en escabeche de pimentón

Crestas en escabeche de pimentón

Permitidme que os hable un poco de las crestas, que ya me parece estar viendo la cara de disgusto y asquete de algunos. Pues no. De verdad. ¡Es pollo y sabe a pollo! Otra cosa ya es la textura. Sí, son un poco gelatinosas, suaves en boca, y al mismo tiempo consistentes. Entiendo que al principio os pueda costar un poco, pero hacedme caso: probadlas y luego juzgad. Creo que os llevaréis una gratísima sorpresa. Superada la “cosica” inicial, os aseguro que atacaréis este plato con gusto y disfrutaréis de este manjar.

Ingredientes

  • 1 kg de crestas.
  • Pimienta en grano (12-15 bolitas).
  • 1 cucharada Pimentón de la vera y media cucharadita de pimentón picante.
  • Dos cucharadas soperas de salsa de tomate.
  • Una cebolla mediana troceada en brunoise.
  • Tres dientes de ajo laminados.
  • 220 ml vino blanco.
  • 180 ml de vinagre.
  • 100 ml de aceite de oliva Virgen extra.
  • Sal y laurel.

Elaboración

Para empezar, debemos repasar bien las crestas, que a veces pueden traer pieles o restos de pluma. Una vez bien limpias, las ponemos en una olla, cubiertas de agua con un poco de sal. Una vez que empiece a hervir, comenzará a salir una espumilla a la superficie. La retiramos con una espumadera y cambiamos el agua.

Herviremos las crestas en agua con unas bolas de pimienta, sal y unas hojas de laurel, entre veinte minutos y media hora en la olla a presión.

Mientras, prepararemos el sofrito. Este “escabeche” que he hecho hoy quizás se salte algunas de las normas de lo que sería un escabeche al uso. Yo he empezado por freír una buena ajada y añadirle el pimentón, ya que la salsa de tomate y la cebolla las tenía previamente fritas. Normalmente, al escabeche le suelo poner todos los ingredientes en crudo, y hoy va todo frito. Así que, ciñéndonos a lo estricto, de escabeche solo tiene el pochado con los caldos (vino y vinagre), pero ya os he dicho que en la elaboración de mis “recetas desestresantes” me permito algunas licencias…

Una vez que estén dorados los ajos, añadiremos el pimentón, con cuidado de que no se nos queme. Enseguida, la salsa de tomate y la cebolla. Removeremos bien y echaremos el vino y el vinagre.

Llegados a este punto, será el momento de incorporar las crestas, escurriéndolas de su caldo, que usaremos solo para cubrirlas una vez que las hayamos pasado todas al “escabeche”, si no quedaran del todo sumergidas en la salsa.

Las dejaremos a fuego medio otra media horita, más o menos, bien tapadas. La salsa reducirá bastante y las crestas quedarán blanditas y jugosas.

Un plato de los de antes, que sorprende a los de ahora. No dejéis de probarlo y, sobre todo, de disfrutar cocinando.


Todas las imágenes y todos los textos están obtenidos de la página web Crestas en escabeche de pimentón de Las comidicas de Mamen.

 

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo son propiedad de sus titulares según figure en los correspondientes registros.

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo contienen licencias que están verificadas y especificadas en sus propios contenidos y deben ser respetadas según la Ley de Propiedad Intelectual.

Licencia: 
Creative Commons Licence