Cultura Libre no es lo mismo que Cultura Gratis

La cultura no es un lujo

¿A quién le gusta trabajar gratis? Hace ya tiempo, casi desde el nacimiento de las Licencias Libres, que se oyen voces preguntando que cómo se puede ganar dinero con la Cultura Libre. Con este artículo pretendo demostrar que Cultura Libre no es lo mismo que Cultura Gratis.

Allá por los comienzos de 1.700 a alguien se le ocurrió que los derechos de autor deberían estar protegidos, idea, creo, con la que todos deberíamos estar de acuerdo, que los autores de las obras tengan los derechos de sus creaciones. Eso no debería generar duda alguna, entonces ¿qué ha pasado?, ¿qué hechos han acontecido para que el público cada vez sea más reticente con estos derechos de autor? La solución es bastante sencilla, todo depende de quiénes y cómo se gestionen esos derechos de autor. En las últimas décadas hemos visto cómo segundas y terceras personas han gestionado esos derechos de autor, empresas con ánimo de lucro que hacen sus arcas cada vez más grandes gracias a los autores que crean o generan sus propias obras, autores y ciudadanos que pagan a esas empresas para que gestionen los derechos de sus obras a cambio de recibir nada por ello.

Gracias a las nuevas tecnologías vemos que esto va cambiando, que la gestión de los derechos de autor de esas obras ya no precisan intermediarios para ello, que las empresas que se lucran con las obras de esos autores ya no son necesarias. Desde la creación de plataformas para que los autores puedan exhibir sus obras sin coste alguno para el público, plataformas que permiten la visión, lectura o audición de sus obras totalmente gratuitas para el público en general, e incluso, la iniciativa de algunos autores que ponen en sus propias páginas web esas mismas obras para que los ciudadanos nos podamos permitir el lujo de descargarlas sin ningún tipo de coste... ¿Pero hasta qué punto esto es beneficioso para los artistas? Que los artistas puedan exponer sus obras gratuitas para los ciudadanos permite a los mismos conocer las obras sin gastos adicionales y luego adquirirlas en caso de que nos gusten, ¿Realmente es esta la solución? ¿Hasta qué punto los artistas pueden generar ingresos para poder vivir de sus propias obras con esta alternativa?

La Cultura Libre da un paso más allá con las Licencias Libres: se reconoce la autoría de las obras, se permite su distribución y que los propios autores decidan cómo el publico puede hacer uso de las mismas. Esto mismo ocurría antes de la creación de esas empresas con ánimo de lucro para gestionar los derechos de autor... y mucho antes de la existencia de los derechos de autor. Desde la creación de la humanidad y de la existencia de los artistas, cuando estos creaban sus obras, directamente se compraban y/o se contrataban a los artistas para que las exhibiesen. Pues la idea es sencilla, volviendo a épocas anteriores a 1.700 y aprovechando las nuevas tecnologías podemos permitir que los generadores de obras puedan tener ingresos por las mismas licenciando sus obras con Licencias Libres, bien a través de donaciones, con las ventas de sus obras y/o contratándolos para que nos las exhiban, además de crear conciencia de que nadie quiere trabajar gratis.

Recordad, Cultura Libre no es lo mismo que Cultura Gratis.

Licencia: 
Creative Commons Licence