El viaje

El viaje

Encontré la virtud de desearlo

a su lado la paciencia de esperar.

El viaje no mostraba un horizonte

ni el reloj el momento de acabar.

 

Tenía el regocijo del que llena

con afán su mochila de ilusión.

No hay rincones para el miedo o el decoro,

en mis ojos las pupilas de un halcón.

 

¿El secreto de los dioses triunfantes?

La constancia, la calma, el ser prudente.

¿El deleite del paisaje? Sus ojos verdes.

¡Qué mirada tan atenta del que aprende!

 

No quieras ser observador

que la causa que persigues se marchita

en el tiempo, en el espacio y al final

ya no queda rastro alguno de esta vida.

 

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo son propiedad de sus titulares según figure en los correspondientes registros.

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo contienen licencias que están verificadas y especificadas en sus propios contenidos y deben ser respetadas según la Ley de Propiedad Intelectual.

Licencia: 
Creative Commons Licence