Miguel López: “El aura del Festival de Jazz cada vez llega a más sitios”

Miguel López Valles, presidente de la Asociación Amigos del Jazz de Albacete

La pasada semana terminó una nueva edición del Festival Internacional de Jazz de Albacete, que se ha venido desarrollando en la ciudad entre los días 1 y 21 de noviembre, organizado por la Asociación Amigos del Jazz de Albacete. Para conocer el balance del Festival hemos hablado con Miguel López Valles, un hombre que lleva 10 años al frente de la Asociación. Él ha sido el encargado de repasar la actualidad del jazz en la ciudad, siendo el protagonista de nuestra entrevista esta semana.

Este año se ha celebrado la tercera edición del Festival, pero de la tercera etapa. ¿Cómo es esto?

Hace mucho tiempo empezó Juan Ángel Fernández, estuvo unos años y lo dejaron de hacer. Después volvieron a retomar el tema otros cuantos años, pero estaba muerto nuevamente por temas económicos, supongo. Y hace tres años desde la Asociación, con mucha ilusión, pensamos que teníamos capacidad para organizarlo, hablamos con Cultural Albacete, que estuvieron de acuerdo, y nos han apoyado económicamente, si bien las cantidades no son demasiado elevadas. Pero bueno, entre lo que ellos aportan y lo que nosotros podemos mover, pues llevamos tres años y el festival ha cogido un nivel muy alto. La esperanza es que podamos seguir muchos años más.

¿Qué balance se puede hacer en esta edición?

Económicamente va a ser un año muy justo. Artísticamente es posible que haya sido el mejor año. Hemos tenido un cartel extraordinario. Hemos añadido el Auditorio para los grandes conciertos y hemos tenido muchas actividades en marcha en varios puntos de la ciudad, como la Saramago, el Museo Municipal, algunos bares de la ciudad (como el Víktor Gastro Café, donde se realizó la exposición Notas Sueltas de María Solana, a la que entrevistamos la semana pasada)... en fin, pensamos que el programa de este año ha sido muy completo. Artísticamente estamos muy contentos y económicamente, cuando hagamos cuentas, veremos si podemos seguir a este ritmo o tenemos que recortar.

¿Y el público, cómo responde?

Todos los años hay un concierto que va de boca en boca y en el que tenemos un llenazo. Y con el resto tenemos que seguir pensando que somos un tipo de música minoritario, que no entiendo exactamente por qué, porque la gente que se acerca a nosotros se divierte mucho. Nosotros pensamos que a algunos conciertos de gran calidad tendría que asistir algo más de gente. Pero bueno, el año pasado con Andrea Motis tuvimos un llenazo y este año lo hemos tenido con Jorge Pardo.

Supone un gran esfuerzo confeccionar un cartel de lujo...

El esfuerzo ha sido muy grande y ya digo, al final tendremos que hacer cuentas y ver si este ritmo es asumible por la Asociación o tendremos que replantearnos al año que viene el Festival. De todas formas, las ganas que hay en la Asociación y la inquietud por mantener las actividades que tenemos son muy fuertes y de una forma u otra vamos a seguir adelante.

¿Cómo se ve el Festival de Jazz de Albacete a nivel nacional?

Es curioso. El grupo de gospel que ha venido de Cataluña, Gospelians & Gràcia, cuando se les propuso que vinieran, me consta que parte de los componentes dijeron que era un festival muy importante al que les interesaba mucho asistir. De hecho, han venido por el coste de los gastos, incluso parte lo han pagado ellos. Nosotros pensamos que sí, quizás no hacemos los diez o doce conciertos que hacen en otros sitios, pero sí que estamos muy contentos con el nivel que estamos cogiendo y por cómo se nos trata. Digamos que el aura del Festival cada vez llega a más sitios y somos conocidos en toda España.

Y los medios de comunicación siempre se hacen eco del Festival…

Sí, hemos salido en muchos medios nacionales. Pero no solamente por el Festival, que es el centro de nuestra programación, sino que todo el año la Asociación está funcionando y, sobre todo, y es muy importante, están saliendo músicos de mucho nivel de Albacete.

Hablando de la Asociación de Amigos del Jazz. ¿Cuál es la situación en estos momentos?

La Asociación tiene casi veinte años. Siempre ha ido a más y estamos en un punto en el que yo creo que tenemos que replanteárnosla, porque hemos llegado a unas cotas que con los medios que tenemos son óptimas, pero si queremos seguir adelante necesitamos recaudar más medios y que haya más gente trabajando en ella. Porque son muchas las cosas que queremos hacer y con la gente que estamos ahora vamos un poco agobiados.

Además del Festival, ¿qué otras actividades preparáis?

Como cosas destacadas, en primavera hacemos la llamada Una Primavera de Jazz. Nuestra intención, como en otras ciudades, es que termine siendo un segundo festival. La idea es, en unos años, poder hacer un festival en primavera con mucha música en la calle. Ya llevamos dos años haciendo esta Primavera de Jazz, con muchas actividades. Y el resto del año intentamos hacer un concierto o dos mensuales para ir manteniendo durante todo el año las actividades.

Para el que esté interesado, ¿cómo puede participar en la Asociación?

A través de la página web pueden hacerse socios. En esa misma página vamos poniendo toda la programación. También, en cada una de nuestras actividades, si la gente nos deja el correo, las sumamos a una lista donde ya hay unas 400 personas y donde les vamos informando periódicamente de todas las actividades que hacemos.

Para terminar. Fuera del Festival Internacional de Jazz y de Una Primavera de Jazz, ¿cuáles son los próximos proyectos o actividades?

Todo lleva un proceso de maduración. Ahora mismo el Festival está en un punto en el que se puede quedar así. El de primavera, en cambio, está muy por debajo de sus posibilidades, entonces tenemos que intentar que vaya creciendo. Si llegáramos a tener dos festivales, pues podríamos hacer más actividades en otras fechas. Teniendo en cuenta algunas músicas que no estaban demasiado cubiertas en la ciudad, acordamos que un porcentaje de nuestros conciertos no necesariamente fueran de jazz. Así hicimos el homenaje a The Beatles hace dos años. Este año, en mayo, hicimos el Festival de Música Francesa recordando el fallecimiento de Georges Moustaki. Y ahora el día 6 de diciembre en el Auditorio nuevamente vamos a hacer un segundo homenaje a la música francesa, Passion pour la Chanson. Esto es algo que está funcionando muy bien y ahí queremos insistir, si realmente la gente apoya este tipo de iniciativas.

Licencia: 
Creative Commons Licence