Mamá Patxanga: “Cuando la música se convierte en un lujo, hay algo que no funciona”

Mamá Patxanga

Su música es puro mestizaje, una mezcla de diversos estilos y letras comprometidas. Son 10 componentes que hace poco más de un año se lanzaron a la aventura de formar un grupo. Tras un arduo trabajo salió a la luz su primer disco, Aliwbili, con la novedad de la 'cláusula mantera'. Hablamos de Mamá Patxanga, un grupo que transmite sus sentimientos, inquietudes y pensamientos en todas sus actuaciones. Esta semana, los integrantes de Mamá Patxanga son los protagonistas de nuestra entrevista.

¿Cuándo y cómo surge Mamá Patxanga?

La semilla de Mamá Patxanga nace hace aproximadamente dos años y medio, cuando coincidimos en otro grupo, Aura (flauta travesera), Dani (percusión) y David (voz). Vemos que tenemos inquietudes comunes, empezamos a quedar para tocar y a componer algún tema. Así, poco a poco se van incorporando nuevos músicos... y no es hasta junio del 2013 cuando la banda está completa, dando en julio de ese mismo año nuestro primer concierto.

¿Quiénes forman el grupo desde entonces?

Somos una gran familia. Mamá Patxanga somos los músicos Pep (guitarra eléctrica), Mar (guitarra clásica), David (Bajo), Dani (percusión y teclados), Jordi (batería), Aura (flauta travesera), Andreu (saxo) Emi y Merche (coros), y David (voz). Aunque la familia patxanga va mucho más allá. Una parte de Mamá Patxanga también son Roger e Issac, que nos acompañan en los bolos encargándose de la parada de merchandising, El Hadji, que no acompaña en algunos conciertos con la percusión africana, Pep, nuestro productor, que nos echa una mano en el sonido en los directos cuando puede... y también el colega que nos diseña los correos de promo, el que nos acompaña a veces en los bolos con vídeo-proyecciones y el que nos echa un cable al cargar la furgo.

Mezcláis reggae, rumba, fusión... ¿cómo definiríais vuestra música?

No nos gusta etiquetarnos. Hacemos la música que nos apetece sin ponerle nombres ni etiquetas, pero si tuviéramos que definirnos de alguna manera podríamos decir que hacemos fusión latina: un poco de reggae, un poco de rumba, pinceladas de punk, mestizaje en el sentido más amplio de la palabra.

Vuestras canciones tienen letras comprometidas... tal y como está la situación en España, imaginamos que no os faltan temas para componer letras.

La música no deja de ser un medio para transmitir un mensaje, un mensaje de positivismo, pero también de lucha y de transformación social. La música sirve para transmitir sentimientos y también es un altavoz que nos permite hacer públicas nuestras inquietudes, nuestras preocupaciones, nuestros sueños... y es la manera de aportar nuestro granito de arena hacia un mundo mejor.

Habéis lanzado vuestro primer disco Aliwbili. Lo primero, ¿por qué ese nombre?, ¿qué significa esa palabra?

Aliwbili es una palabra en mandinga, una lengua que se habla, entre otras zonas, en la región de Cassamance, en Senegal. Significa “Arriba! Levántate!”. Por una parte, África, y en especial Senegal, tienen un vínculo muy especial con muchos de nosotros, por diferentes experiencias personales y musicales relacionadas con esta tierra. Y, por otra parte, representa un grito de ánimo, de esperanza y de lucha. Como cantaba Bob Marley, Get up! Stand Up! don't give up the fight.

El disco tiene licencia libre. ¿Por qué defendéis la cultura libre y este tipo de licencias?

La música es cultura, y la cultura es poder popular. Por tanto, la música debe estar al alcance de todos. No queremos que nadie deje de escuchar nuestra música porque no se puede permitir comprar nuestro CD o pagar un cánon por hacerla sonar en su radio. Aún queda mucho camino por recorrer, como los desorbitados porcentajes del IVA musical, considerado de lujo. Cuando la música, y por tanto la cultura, se convierte en un lujo, hay algo que no funciona.

Una defensa de la cultura libre que no quiere decir que sea gratuita...

Música libre no es equivalente a música gratis. Pero si eliminamos a los intermediarios que hacen encarecer el producto, y le sumamos una buena promoción cultural por parte de las instituciones, ya tendríamos medio camino recorrido.

Le habías puesto una 'cláusula mantera' a vuestro primer disco. ¿En qué consiste dicha cláusula?

La cláusula mantera dice que aunque nuestra licencia sea de uso no comercial, permitimos que aquellas personas que no tienen otro remedio que malganarse la vida vendiendo CDs piratas en el top manta, pueda copiar y distribuir nuestra música de manera legal. Conocimos la existencia de esta licencia a través de Camila, la precursora de la iniciativa. Ella había editado su disco, además de con licencia Creative Commons, con esta cláusula mantera, e invitaba a sumarse a la iniciativa. Esta cláusula es una manera de hacer visible una realidad diaria. La de miles de manteros que se ven obligados, aún sabiendo que están infringiendo la ley, a vender en la calle, gente que en su mayoría ha entrado de manera ilegal en el país. Esta cláusula mantera es una manera de solidarizarse y de hacer visible todas estas realidades, pobreza, precariedad, los abusos de poder por parte de los cuerpos policiales, los CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros) y todas las miserias que se mueven en torno a la inmigración ilegal.

En los próximos meses, ¿dónde podremos ver actuar a Mamá Patxanga?

De momento no hay conciertos a la vista. Este verano ha sido nuestra primera temporada veraniega y hemos hecho más de 20 conciertos, que no está nada mal para hacer poco más de un año de la formación del grupo. Afrontamos la temporada de invierno para encerrarnos en el local, componer nuevos temas, seguir trabajando en el directo y prepararnos para la nueva temporada. Tenemos un par de conciertos pendientes que nos servirán, en un par de meses, para probar en directo todo el curro que hagamos durante este tiempo, pero prometemos avisaros en cuanto comencemos a girar de nuevo.

¿Y nada más? ¿Habrá alguna sorpresa próximamente?

Currar, currar y currar, como decíamos antes. Y alguna sorpresilla más en la que andamos trabajando. Estamos empezando a trabajar en el que será nuestro primer videoclip, un proyecto que empezamos con muchas ganas.

Licencia: 
Creative Commons Licence