El río Júcar por Albacete: Alcalá del Júcar (XIII)

Río Júcar

Durante varias semanas vamos a dedicar una serie de artículos a uno de los ríos más importantes de la península ibérica que deja una huella muy entrañable en la provincia de Albacete, con rincones espectaculares y dignos de ser nombrados y visitados, nos referimos al río Júcar.

El río Júcar lo vamos a recorrer, en su curso, solo por la provincia de Albacete, desde que entra por el municipio de 'Villalgordo del Júcar', procedente de la provincia de Cuenca, hasta el municipio de 'Balsa de Ves', donde entra en la provincia de Valencia, todo ello en el "curso medio" del río. Dentro de este recorrido vamos a relataros rincones, poblaciones, parajes, curiosidades, incluyendo imágenes de dichos lugares, y esperando qué os guste la información que os ofrecemos.

Intentaremos describir los rincones que recorre el río al máximo posible, nos faltaran detalles, por supuesto, pero esperamos no defraudaros. Vamos allá.


Dejamos atras La Recueja y recorremos unos 10 Kilómetros por una carretera estrecha (en algunas ocasiones hasta por debajo de la roca) entre cortados, cerros, cuevas, abudante flora e infinitas huertas acompañando al río Júcar hasta llegar a Alcalá del Júcar. De aquí y hasta el final de nuestra visita a Alcalá del Júcar os hablamos de otros aspectos que influyen sobre el turismo de esta encantadora población, en esta treceava entrega os seguimos contando sus fiestas y la de sus pedanías.

16 de enero: San Fulgencio

Como suele ser tradicional en este tipo de festividades, se hacen hogueras.

Las densas humaredas, tenía lugar antiguamente la confección de las tradicionales “majas”, tam­bién llamadas “hachos”. Para confeccionarlas, se hace un mazo con esparto seco y cada cierto trecho se le rodea con una jareta de esparto verde. Del último trozo salía una cuerda para poder asir la “maja”, aunque, otros, preferían trenzar esta parte final, formando así la cuerda de la que se asirá la “maja” y, una vez que se le había pegado fuego a la punta, salir corriendo por la aldea a la vez que se le hacía dar vueltas. Hay que decir que la confección de “majas” requería una cierta habilidad por parte del constructor, pues existía la posibilidad de que si ésta no se había hecho correctamente, al comenzar a girarla se deshiciera. Como el día anterior, San Antonio, también era festivo, para evitar equívocos el refrane­ro local creó un dicho que rezaba así:

“Detente varón, que el primero es San Antón detente necio, que el primero es San Fulgencio”

San Fulgencio de Francisco Salzillo en Iglesia de Sta.María de Gracia, Cartagena (España)

2 de febrero: La Candelaria

Inicialmente la fiesta de la Candelaria o de la Luz tuvo su origen en el Oriente con el nombre del Encuentro, posteriormente se extendió al Occidente en el siglo VI, llegando a celebrarse en Roma con un carácter penitencial. Aunque según otros investigadores, esta fiesta tuvo su origen en la antigua Roma, donde la procesión de las candelas formaba parte de la fiesta de las Lupercales.

Se celebra, según el calendario o santoral católico, el 2 de febrero, en recuerdo al pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén (Lc 2;22-39) y la purificación de la Virgen María después del parto, para cumplir la prescripción de la Ley del Antiguo Testamento (Lev 12;1-8).

La fiesta es conocida y celebrada con diversos nombres: la Presentación del Señor, la Purificación de María, la fiesta de la Luz y la fiesta de las Candelas; todos estos nombres expresan el significado de la fiesta. Cristo, la Luz del mundo presentada por su Madre en el Templo, viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva el nombre de Candelaria.

Tras la aparición de la Virgen en Canarias y su identificación iconográfica con este acontecimiento bíblico, la fiesta empezó a celebrarse con un carácter mariano en el año 1497, cuando el conquistador de Tenerife, Alonso Fernández de Lugo celebró la primera Fiesta de Las Candelas (ya como Virgen María de La Candelaria), coincidiendo con la Fiesta de la Purificación. Más tarde esta advocación mariana y su fiesta serían llevadas a varias naciones americanas de mano de los emigrantes canarios.

Virgen de Candelaria en su camarín (Canarias)

25 de julio: Santiago

Era hijo de Zebedeo, y tenía un hermano llamado Juan, que sería también discípulo de Jesús. Probablemente también su madre Salomé seguía a Jesús. Su maestro Jesús les puso el sobrenombre de «Boanerges», que, según el mismo evangelista afirma, quería decir «hijos del trueno»; el episodio narrado por Lucas en que Santiago y su hermano Juan desean invocar a Dios para que consuma a fuego una ciudad de samaritanos hace honor a este nombre. Fue uno de los primeros que recibieron el llamamiento de Jesucristo, cuando estaba pescando en el lago de Genesaret junto a su hermano. Más tarde será llamado a formar parte del más restringido grupo de los Doce. Junto con su hermano Juan y con Simón Pedro, tiene un trato privilegiado con Jesús: es testigo presencial de la resurrección de la hija de Jairo, de la transfiguración de Jesús y de la oración en el Huerto de los Olivos. También formó parte del grupo restringido de discípulos que fueron testigos del último signo realizado por Jesús ya resucitado: su aparición a orillas del lago de Tiberíades y la pesca milagrosa. Los Hechos de los Apóstoles registra su presencia en el Cenáculo en espera orante de la venida del Espíritu Santo. Santiago es condenado a muerte y decapitado por orden del Rey de Judea Herodes Agripa I. Por este dato podemos poner la fecha de muerte de Santiago entre los años 41 y 44, pues fueron los años en que Agripa I fue rey de Judea.

Santiago el Mayor

Como curiosidad, podemos mencionar que durante las celebraciones de algunas de estas fiestas, y como pueblo eminentemente agrícola, había concursos de arada. Una pequeña costumbre que solía realizarse antaño, era la de felicitar a los hombres que celebraban su onomástica en determinadas fechas. Así, el día de celebración de los santos más nombrados tales como San José, San Pedro, San Antonio, etc, salía una pequeña banda para re­correr la aldea de tumo e ir felicitando así a los que celebraban su onomástica, en cuyas casas eran recibidos con algún plato de rolletes y magdalenas. Ni que decir tiene que, como el recorri­do se hacía con música, a los primeros sones, la banda se veía escoltada por un sinfín de crios y crías que hacía, así, el mismo recorrido.


La imagen principal ha sido obtenida de la página web Paseando por la Ribera de Cubas de la página web Villalgordo del Júcar de La Esquina Del Tuerto, parte de texto del contenido es de José Luis Candel de elpincho.net, el texto de "San Fulgencio" ha sido obtenido de la página web Fiestas Onomásticas en Alcalá del Júcar de Casa rural La Bodeguilla y la imagen ha sido obtenida de la página web San Fulgencio de Wikipedia, el texto y la imagen de "la Candelaria" han sido obtenidos de la página web fiesta de la Candelaria de Wikipedia, el texto y la imagen de "Santiago" han sido obtenidos de la página web fiesta de Santiago el Mayor de Wikipedia, el texto final del artículo ha sido obtenido de la página web Fiestas Onomásticas en Alcalá del Júcar de Casa rural La Bodeguilla, la introducción es de la página web El río Júcar por Albacete: Presentación de elpincho.net, Júcar de Wikipedia y de José Luis Candel de elpincho.net.

 

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo son propiedad de sus titulares según figure en los correspondientes registros.

* Todos los contenidos que aparecen en este artículo contienen licencias que están verificadas y especificadas en sus propios contenidos y deben ser respetadas según la Ley de Propiedad Intelectual.

Licencia: 
Creative Commons Licence