Acróbatas en el Telón de Acero

Fotografía de La gimnasta rumana Nadia Comaneci

Algunos rusos dicen: “Lo peor no es que lo que nos contaran del comunismo fuera mentira. Lo peor es que todo lo que nos habían contado sobre el capitalismo era verdad”. Una frase que solo se puede pronunciar tras una digestión muy pesada, la de la historia más reciente de los países de la antigua URSS. A ella pertenecen las vidas del político y publicista Eduard Limónov, de la gimnasta Nadia Comaneci y del escritor György Faludy, nacidos, respectivamente, en Rusia, Rumanía y Hungría, y protagonistas de tres libros que, desde sus traducciones al castellano, enseñan a mirar con otros ojos, los suyos, a una parte del mundo para la que no suelen faltar los prejuicios.

Añadir nuevo comentario