Arte a ciegas o cómo beberse la Giralda

Fotografía de una persona palpando una obra de arte

La casa y estudio del pintor Amalio García del Moral (Granada, 1922-Sevilla, 1995) no es un museo al uso. Hace tiempo que en el número siete de la sevillana Plaza Doña Elvira, en pleno barrio de Santa Cruz, se rompieron las barreras de prohibiciones levantadas en la mayor parte de los museos conocidos. "El arte se puede descubrir de muchas formas. Una obra se puede tocar y respetar a la vez", apunta Sergio Raya, gestor cultural. Y con esta filosofía nacen las visitas a ciegas. La próxima, a mediados de febrero.

Añadir nuevo comentario