“Una de las tónicas del Reto Fanzine es hacer el fanzine la última semana”

Juan García, Reto Fanzine 2014

El próximo viernes 26 de diciembre se celebrará la décima edición del Reto Fanzine, un encuentro de amigos, aunque abierto a todo el mundo, donde los amantes de la escritura intercambian sus creaciones. A la vieja usanza, como nos contarán en esta entrevista, en folios grapados y doblados por ellos mismos, con textos escritos a última hora, le van dando forma a esta iniciativa que año tras año va creciendo en Albacete. El escritor albaceteño Juan García Rodenas es uno de los ideólogos de este Reto Fanzine, así que desde El Pincho hemos aprovechado la ocasión para hablar con él sobre este décimo aniversario.

Bueno, antes de entrar en materia, ¿fanzine con C o con Z?

Fanzine siempre se ha escrito con Z y luego están los que lo españolizan y lo ponen con C. Yo soy partidario de escribirlo con Z, pero esto es una eterna discusión que tenemos nosotros.

¿Cómo surgió el reto fanzine?

Hace diez años nos juntamos un grupo de amigos que hacíamos fanzines cuando íbamos al instituto, como el Fábulas Extrañas. Entonces había en Albacete muchísimo movimiento de fanzine y hubo un momento que cuando la gente llegó a la Universidad, dejó de hacerlos. Nos dimos cuenta de que no había nada entonces, por lo que teníamos ganas de seguir y hacer cosas. Así surgió, diciendo, a que no hay huevos de hacer un fanzine en un mes. Nos pusimos fecha, sacamos varios fanzines y nos presentamos cada uno con el nuestro. Salió muy bien, fue muy divertido y así llevamos diez años.

¿Cuáles son las reglas de participación para el Reto Fanzine?

Las normas son muy básicas. El Reto Fanzine es abierto, puede ir cualquiera, pero tenemos tres reglas de oro: Los fanzines no se regalan, se compran o se intercambian, porque así le damos valor a lo que estamos haciendo; No es una competición; Y se ruega puntualidad a los asistentes. Al fanzine siempre le ponemos un valor simbólico de 1 euro o 2 euros, bueno, aunque hay alguno que le pone 500 euros (risas). Y los hay que vienen sin fanzine y se gastan veinte o treinta euros comprando. Es un día de intercambio, diversión y Mahous a tutiplén.

Empezó como una reunión de amigos y poco a poco va a más...

Al final acabamos juntándonos siempre los mismos, pero está abierto a cualquier persona. Empezamos cuatro o cinco y ahora somos unas veinte o veinticinco personas. Todos los años viene alguien nuevo y participa de la fiesta con nosotros. El año pasado, por ejemplo, estuvieron los integrantes de Cabeza de Pato. Y eso esperamos, que cada vez se una más gente. El número de fanzines aumenta todos los años, porque también hay gente que hace más de uno.

En cuanto a temática, está abierto a la imaginación de cada uno...

Nosotros nos centramos mucho en el fanzine más literario, porque los que nos juntamos somos más de escribir relatos y cosas así. Pero también hemos tenido fanzines de cómic, de películas, de manga... de cualquier cosa que se le ocurra a uno.

Lo que sí tiene continuidad son los nombres de los fanzines...

Después de varias ediciones te das cuenta de que es gracioso mantener la misma cabecera, porque el fanzine además es una publicación periódica, aunque en este caso sea anual.

¿Cuándo y dónde será este próximo Reto Fanzine?

Será el viernes 26 de diciembre, a las siete y media de la tarde, en la Cafetería-Tapería Galdós. Es donde nos juntamos el año pasado, donde estuvimos muy bien, así que repetimos allí.

Cada participante escribe su fanzine, lo maqueta, lo imprime. Al fin y al cabo, es una especie de fomento de la cultura libre, aunque no lleguéis a licenciarlos con licencias libres...

Sí, es una forma de plasmar las inquietudes literarias o culturales de cada uno, al estilo de la vieja escuela. En vez de ponerlo en un blog o una web, acudimos a lo de plasmarlo en folio, grapado y doblado para intercambiarlo con los demás.

¿Estos fanzines han sido el germen de algún libro posterior?

Recuerdo que algunos fanzines se recopilaron una vez en un librico llamado Triki. Alberto López Aroca también ha recuperado algunos textos en sus libros. Yo no me he planteado recopilar cosas, pero este año, que es el décimo aniversario, podíamos haber hecho algo así. Pero tampoco tendría fuste, porque hacemos fanzine y si hablamos de libro pues ya es meternos en otro tipo de gastos. Esto es una cosa más amateur... y de amiguetes.

Entre tus fanzines se encuentran cabeceras como La Gallina o Las 50 sombras de Juan. ¿Qué estás preparando para este año?

De momento no he hecho nada. Una de las tónicas del Reto Fanzine es que todo el mundo hace el fanzine la última semana e, incluso, el último día. No es la primera vez que llegamos al bar con los fanzines sin grapar. A día de hoy tengo cosas en la cabeza, pero aún no he conseguido plasmarlas. A lo largo de la semana que viene intentaré escribirlo todo y veremos qué sale (risas).

Licencia: 
Creative Commons Licence