Fabriano

Fabriano

Italiano, pero que muy italiano. Moreno, ojos verdes y de carácter afable pero un poco altivo, no por su poder monetario, sino por su capacidad de hacer amigos, bueno, más bien amigas.

Con sus amigos, Marcel y Lukas viajan a Cuba.

Fue el único que se atrevió a desafiar a sus compañeros.

Voy ha ser el que más ligue. En eso soy único.

Él se esperaba una llegada especial, como si fuera un actor de reconocido nombre.

Al poner pie en suelo cubano escuchó: Hola Fabrichio.

Un saludo suave, de voz dulce y a su vez provocador de una azafata rubia.

Fabriano, un poco atontado del viaje, saluda con el brazo y mira para el suelo.

Llega al hotel, y en la puerta le saludan: Hola Fabrichio, ¿cómo le ha ido el día?.

Por la noche, se va de copas con sus compañeros.

En todos los lugares que acudía las chicas le saludaban con alegría.

Gritando sin parar: Fabrichio, Fabrichio, Fabrichio.

Fabriano, todo colorado y con malas pulgas, grita: ¡Fabrichio no! Soy Fabriano, Fabrichio es mi hermano. *(Sí pronunciáis las frases con tono italiano mafioso queda más autentico.)

Dentro de poco, la historia completa, de los tres amigos que se conocieron por Internet para aprender español y las practicas, en Cuba.

Al igual que sus compañeros de viaje la técnica de dibujo empleada es la misma, coloreada con lápiz acuarerable en papel de acuarela.

Si quieres ver los pasos que he seguido en esta ilustración pásate por mi espacio web.

Folletin: 
Licencia: 
Creative Commons Licence

Añadir nuevo comentario