¿Por qué el hip hop en España sigue siendo un campo de nabos?

Fotografía del duo femenino de hip-hop estadounidense "Thee Satisfaction"

Un estudio analiza las causas por las que el hip hop todavía es terreno vedado para las mujeres y propone vías para revertir ese menosprecio.

Haberlas haylas, por supuesto. Están, escuchan, van a conciertos, riman y producen música… pero apenas son valoradas o tenidas en cuenta cuando se habla de hip hop. Ari, La Mala Rodríguez, las BKC, Poetic Pilgrimage, Sara Hebe, Thee Satisfaction, La Furia, Shadia Mansour, Griotte Wuornos o Lauryn Hill, por ejemplo, son diez poderosos nombres de distintas épocas y procedencia que refutan de raíz cualquier justificación basada en que ellas no valen para el rap. El problema, sin duda, está en otro sitio.

No es algo exclusivo de este estilo musical pero el ecosistema del hip hop es muy proclive al ninguneo de las mujeres, a relegarlas a una posición subalterna que se manifiesta en su escasa presencia en carteles de festivales, cómo son tratadas en las letras que escriben ellos o qué se opina de sus canciones.

Añadir nuevo comentario